¿Te sentarías en un asiento que tiene un p*n3? Mira cómo reaccionaron ellos

El acoso sexual es un tema delicado que ha estado en boca de muchos, pero en acciones de pocos. Algunas personas aceptan la existencia de conductas sociales que reciben el acoso sexual como algo normal, rayando a la vez con una actitud machista.

Aunque muchas personas acepten la existencia de este problema social que afecta principalmente a las mujeres, muy pocas personas hacen algo para cambiar esta realidad. Es cierto que el acoso sexual se puede manifestar de numerosas maneras y en numerosos lugares.

Lejos de lo que muchas personas creen, los casos de acoso sexual no se presentan solamente en lugares alejados, oscuros o recónditos. Existen situaciones a la luz pública y en lugares muy concurridos que terminan manifestando una acción relacionada directamente con este tipo de acosos.

Te estamos de hablando de algo muy visto y de conocimiento de muchos: El transporte público como el metro y los autobuses también son lugares donde se evidencia esta conducta sexual.

Generalmente en las horas de más concurrencia y cuando no hay mucho espacio, algunos hombres aprovechan el momento para recostar sus partes íntimas en el cuerpo de las chicas.

Es por eso que alguien decidió hacer algo para generar conciencia entre los usuarios del metro. Una iniciativa denominada #NoEsDeHombres busca que el sexo masculino cese del roce innecesario con las damas que viajan en el metro.

Los usuarios del metro de la Ciudad de México han quedado sorprendidos al notar que uno de los asientos del tren simula el cuerpo masculino, con su genital incluido. Además, se puede ver un letrero que dice que el asiento es sólo para hombres, al parecer la idea es hacerles pasar lo mismo que las chicas tienen que vivir en cada traslado.

Muchos usuarios presentaron molestias ante el notorio bulto que está en el asiento y que a muchos les hace cohibirse de sentarse.

Como parte de la campaña, se ha colocado una cámara oculta en el tren, con el fin de garbar las reacciones de los usuarios al sentarse. Uno de los activistas de la campaña asegura que es molesto viajar en el metro, pero eso no se compara con la violencia sexual que sufren las mujeres en sus viajes diarios.

Se desconoce quién tuvo esta grandiosa idea, pero sabemos que la campaña no ha dejado indiferente a Nadia, en especial a los caballeros que han mostrado reacciones bastante particulares.

Comentarios